domingo, 3 de julio de 2011


El color del adulto que está pronto a volar, se vuelve tenuemente visible, el envoltorio de la crisálida se resquebraja y la mariposa comienza a pugnar por dejar de lado esta última residencia. Cuando se haya totalmente libre, la mariposa desprende de su abdomen un fluido opaco, minutos después contrae las alas y las expande para bombear el líquido hemolinfático a las venas alares. Así, logra de esta manera la expansión total, esperando luego a que endurezcan las alas que les permitirán volar...

2 comentarios:

  1. Bellísimo!! Mis felicitaciones. L.-

    ResponderEliminar
  2. mágica transformación ! qué hermoso. Abrazo

    ResponderEliminar